Hoy te enseñaremos como realizar de manera eficiente  una buena climatización y calefacción en naves industriales.

Por un lado ahorrarás energía eléctrica, además te puede evitar sanciones por no cumplir la legislación sobre riesgos laborales, y además aumenta la productividad y reduce las disminuciones en la producción.

Son muchas las empresas que necesitan climatizar grandes espacios como naves, fábricas y almacenes.

La renovación constante del  aire interior suprime olores y agentes tóxicos y en el proceso se mejora la calidad de aire y el resultado del proceso productivo.

Calentar o enfriar una nave industrial es complicado; no tiene nada que ver con calentar una casa o una empresa de dimensiones más o menos compactas.

El principal problema ahora es que cuando conectamos un aparato de calefacción el calor no tarda en subir a la parte superior de la nave. De esta manera las personas que están a píe de tierra, estén a una temperatura mucho más fria.

Esto nos indica que la mayor parte del calor que se produce se está desperdiciando; además de ser equipos caros, consumen mucho y calientan poco.

Te presentamos varias alternativas que pueden garantizar una perfecta climatización para tus trabajadores y para tus productos:

1.Generadores de aire caliente

Cuando hablamos de climatización y calefacción en naves industriales, nos puede venir a la cabeza los generadores de aire caliente o comúnmente llamados cañones de calor. Estos  se utilizan para calentar diferentes materiales o para secarlos. Tal es el caso de los profesionales de la pintura para secar en trabajos de yeso,  pinturas o en revestimiento de paredes o techos.

Su principal ventaja es que tienen una instalación muy sencilla y que el coste es bastante económico.

Para caldear unos 200-250 metros cúbicos nos hará falta unas 10.000 kCal/h.Estos valores dependerán  de la temperatura que se quiera conseguir, así como del aislamiento del lugar.

En  esta categoría nos encontramos los generadores de aire que funcionan de dos formas:

a) Combustión directa: Quieren conseguir un tipo de calefacción temporal y/o de emergencia.

b) Combustión indirecta: Usados de una manera más bien ocasional, para talleres, carpas, en el sector de la construcción y demás.

El problema de este tipo de generadores es que el aire caliente sube a la parte inferior de la nave y suele ocurrir que los trabajadores que están generalmente en la parte inferior de la nave suelen tener frío. Se podrían usar en naves que no son demasiado altas con un rendimiento aceptable.

2.Radiación eléctrica

Aquí entramos en términos físicos quizás un poco más complicado de entender aunque es la forma más simple de obtener calor, basándose en lo que se conoce como el efecto Joule. Para una ótima climatización y calefacción en naves industriales la radiación eléctrica es otra alternativa.

Se produce cuando una serie de electrones avanza a través de un material conductor y en éste encuentran una cierta resistencia a su paso; esto hará que los electrones vayan perdiendo energía de forma progresiva que se manifestará en forma de calor, lo que a su vez, conseguirá que se eleve la temperatura del conductor.

Debido a que el conductor tan solo está en contacto con el aire, la forma de propagación del calor será por convención y por radiación.

Se establece que por cada 1 kWh de electricidad que se consume se obtiene 1 kWh de calor emitido. Dentro de este tipo de calefacción industrial también podemos encontrar otros subtipos a considerar.

El problema es que, si en realidad necesitas calentar una gran nave industrial estos sistemas son bastante costosos debido a que el coste de la energía eléctrica está cada vez más alto. En espacios reducidos y muy localizados pueden aportar un rendimiento aceptable.

3.Tubo radiante eléctrico a gas

Este tercer sistema se considera uno de los mejores para la climatización y calefacción en naves industriales. Es un sistema completamente revolucionario. Para que lo podamos entender, son parecidos a unos radiadores enormes que se caracterizan por ser instalados en el techo y que funcionan con gas. En el momento en el que se conectan, emitirán calor con el mismo efecto que conseguiríamos si fueran los mismos rayos del sol los que nos calentasen.

Una de las principales características de este sistema es que es de bajo consumo, además, proporciona un alto confort a la gente dando el efecto de parecer que estamos debajo de los rayos solares.

Se calcula que con los tubos radiantes eléctricos a gas se puede conseguir un ahorro energético de hasta un 70% en comparación con lo que pagábamos antes.

Nuestros equipo de trabajo, cualificados tanto en tecnología como en el mundo empresarial,  están actualizando sus conocimientos de forma diaria y se adaptan a las necesidades reales del cliente.

Si quieres saber más sobre este tema u otros, nuestros técnicos de aire acondicionado están a tu entera disposición para responderte a todas la dudas que te surjan.

Clysermur – Instaladores de Aire Acondicionado en Murcia