¿Termo eléctrico o calentador de gas? Te ayudamos a decidirte

¿Termo eléctrico o calentador de gas? Te ayudamos a decidirte

Cuando escogemos un sistema para calentar el agua podemos encontrarnos con una serie de dudas que debemos resolver. Sin tener en cuenta el presupuesto o el modelo que elijamos, uno de los dilemas más importantes es elegir entre un termo eléctrico o un calentador de gas. A continuación os contamos algunas de las ventajas y desventajas de cada uno de ellos para ayudarte a tomar esa decisión.

En el caso de los termos eléctricos se tratan de tanques de agua que suelen tener una capacidad de entre 50 y 100 litros. La capacidad hay que elegirla en función de los que seamos en casa. La resistencia eléctrica es la que se encarga de calentar el agua. Cuando la temperatura alcance el nivel fijado y programemos el calentador, la resistencia se irá apagando y el agua quedará almacenada. Una vez que gastemos los litros que se encuentren en el calentador, habrá que esperar hasta 3 horas si se trata de un termo eléctrico de 100 litros. Si la capacidad es menor el tiempo de espera también lo será.

Los calentadores de gas calientan el agua en el momento en el que la vamos a utilizar. Es decir, no se almacena. El agua sube y pasa por encima de una serie de quemadores que están alimentados por gas. Estos quemadores se encienden en el momento en el que abrimos el grifo del agua caliente, de no ser así, estarán apagados.

Principales diferencias entre el calentador de gas y los termos eléctricos

La instalación de los calentadores de gas suele ser algo más complejo que la de los termos eléctricos. No es que instalar un calentador de gas sea complejo de por sí, pero si hay que tomar más precauciones a la hora de instalarlos. Sobre todo, deben ser instaladas por técnicos profesionales certificados.

En cuanto a su funcionamiento, los termos eléctricos suelen expulsar agua caliente en el momento. No hay que esperar gracias al agua que hay acumulada en el tanque que anteriormente se ha mencionado. Sin embargo, en los calentadores de gas, una vez que abrimos el grifo, debemos esperar un rato a que el agua se caliente.

Con los termos eléctricos, además, tenemos una temperatura constante sin variación de temperatura al abrir un segundo grifo. En los calentadores de gas la temperatura del agua puede sufrir cambios si abrimos un segundo grifo en casa.

Otra gran diferencia, es que los termos eléctricos tienen una capacidad limitada. Cuando se acaba el agua del depósito, hay que esperar unas horas a que se vuelva a calentar. Esto no sucede con los calentadores de gas, que cuentan con un suministro de agua caliente ilimitada al no tener depósito e ir calentando el agua a medida que la vamos necesitando.

Aunque el coste de gas y luz varían constantemente, la electricidad sigue siendo más cara y sigue costando más calentar el agua con un termo eléctrico que con un calentador de gas. Por tanto, el calentador de gas tiene menor coste al usar un combustible más barato.

Desde Clysermur podemos aclararte las dudas que te surjan, esperamos que este artículo te ayude a decirte.